EL VALLE TRENZADO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

 

VALLE TRENZADO 1080

 

El Valle Trenzado aspira a recuperar la huella del tráfico peatonal. Desde que se hicieron los trabajos de encauzamiento en el río Vinalopó a su paso por Elche, a finales de los años 70, la continuidad de la ciudad en este lugar se vio interrumpida. Durante años, los ciudadanos pasaron por este lugar sin apenas disfrutarlo. El cauce del río (que alcanza los 40 metros de profundidad) da a la ciudad la oportunidad de viajar en pocos minutos a una zona de alta calidad ambiental. Proponemos un sistema que se puede adaptar a las complejidades geográficas y administrativas del lugar, la negociación con todos los agentes que reclaman el espacio como propio, para que sea más accesible y multiplicar el uso público de las laderas escarpadas.

 

El sistema mostró su flexibilidad ajustándose a través de un proceso participativo que agrupó a los ciudadanos y colectivos de la ciudad durante un mes. Los principales puntos a conectar, áreas de especial interés, las rutas más solicitadas, una gran lista de usos deseados… se incorporaron en el proyecto y comenzaron a definir las “trenzas”. Después de este primer paso, el sistema se puso a prueba una vez más, la gestión de las relaciones complejas y contradictorias entre múltiples interlocutores administrativos encargados del lugar: Confederación Hidrográfica del Júcar, Consellería de Medioambiente, Consellería de Patrimonio, Comunidad de Regantes de la Acequia de Marchena, Aguas de Elche … Elche y el Ayuntamiento. El sistema tiene como objetivo dar voz al río Vinalopó.

 

Las trenzas sinuosas no tienen relación con la ortogonalidad de la ciudad. Estas líneas onduladas se adaptan a las pistas existentes. Ofrecen rutas más cómodas e incorporan la posibilidad de cruzar el río para continuar el viaje. Los caminos que flotan sobre el vaso de hormigón de encauzamiento del río, intocable, se convierten en los héroes de esta reconquista. Y se difumina la diferencia entre el puente y el camino, convirtiéndose en un pensamiento gráfico resuelto por una abstracción matérica. Un solo puente se convierte en una red de senderos que se pliegan, se doblan, estiran, aprietan, dispersan, curvan, y por que supuesto giran. La vegetación es también un material. Especies y árboles nativos ayudan a construir la sombra del bosque. Un sistema basado en la experiencia, la comprensión y la empatía para conectar con la elegancia, las dos secciones que dividen Elche. El valle ha comenzado ya a trenzarse, ahora reducido a una infraestructura mínima, que con el tiempo permitirá el florecimiento de las actividades urbanas.

 

 

Elche, Alicante 2013

Uso:Recreativo-Deportivo. / Procedimiento: Concurso. / Tipo: Paisaje. / Estado: Construido (Fase 1 de 4). /  Emplazamiento: Cauce del río Vinalopó en su tramo urbano a su paso por Elche desde el puente del Bimil·lenari al del Ferrocarril (Alicante). / Coordenadas: 38º16’28” N, 0º42’01″W. / Área: 115.000’00m2. / Presupuesto: 2.382.000,00. / Ratio: 20,71 /m2. / Autor: Antoni Baile Jiménez, arquitecto, Prócoro del Real Baeza, arquitecto, Francisco Leiva Ivorra, arquitecto, y Marta García Chico, ingeniera agrónoma-paisajista, grupo Aranea / Equipo: David Gallardo Llopis,arquitecto, Martín López Robles, arquitecto, Luis Navarro Jover, arquitecto, Benjamín Javier Pérez López, estudiante, Marian Almansa Frías, arquitecto, Jordi Quiñonero Oltra, sociólogo, Anna Pont Solbes, bióloga-medioambiental y Ágata Alcaraz Vicente, estudiante. / Fotografía: Jesús Granada.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn